Seis consejos de los cerrajeros de UCES para evitar que nos roben la casa en verano

Hay que estar alerta. El contexto provocado por la Covid-19, hace que este verano y, probablemente, en lo que resta de año, se produzca un aumento de robos en los domicilios particulares, que, según la Guardia Civil, aumentarán debido a estos y otros factores. UCES, la Unión de Cerrajeros de Seguridad, pone a disposición de los ciudadanos una serie de recomendaciones para evitar en la medida de lo posible los robos en los domicilios. Manuel Sánchez, presidente de la entidad, advierte que «los desplazamientos en verano significan periodos de abandono del hogar en los que conviene poner especial atención a la seguridad de nuestras puertas».

Estos son los seis consejos de los cerrajeros para tratar evitar que nos roben la casa en vacaciones:

• Revisar el grado de seguridad de su domicilio contando con el asesoramiento de un cerrajero profesional acreditado por UCES.

• «Póngale minutos a su seguridad». Cuanto más tarde un ladrón en abrir una puerta, más se disuadirá de hacerlo. Incrementar el grado de seguridad de casa en 15 ó 20 minutos, es un tiempo suficiente para que un ladrón se lo piense antes de actuar. Eso se consigue con la instalación de dos sencillos elementos: un escudo de seguridad y un cilindro reforzado.

• Asegurarse de que la cerradura cumple con las normas de seguridad. Es recomendable instalar una cerradura que disponga al menos de tres puntos de anclaje al marco de la puerta (superior, inferior y lateral). Las cerraduras con llave de seguridad con código único en Europa o cerraduras con cerrojo de control, muy útiles para ausencias prolongadas, incrementan la seguridad.

• Si puede permitírselo, es preferible instalar una puerta blindada que contenga, al menos, dos puntos de cierre y no dejar hueco entre la puerta y el suelo, de forma que no se pueda introducir una palanca.

• En viviendas unifamiliares, mantener cerradas las puertas del jardín y del garaje, además de la puerta principal.

• Instalar persianas en todas sus ventanas y balcones. Existen cerrojos interiores, como los autoblocantes, con los que evitar su apertura desde el exterior. Proteger con rejas las ventanas de fácil acceso desde el exterior. La separación entre los barrotes debe ser menor de 12 centímetros.

UCES recomienda que, en caso de necesitar un cerrajero, los propietarios de la casa pidan siempre identificación y credenciales al profesional que acude a su llamada.

«Los desplazamientos en verano significan periodos de abandono en los que hay que poner especial atención en la seguridad de nuestras puertas».

Publicidad